Cuántos de nosotros hemos padecido las rondas de exámenes, las miles de preguntas cuyas respuestas sabemos que nos mencionaron, pero no recordamos con tanta fidelidad, o bien jamás escuchamos de ello, pero nuestro futuro académico depende de que los resultados de estas pruebas sean satisfactorias, así que ya sea que estudiemos con ahínco con anticipación o el acostumbrado repaso de unas horas antes de la prueba, o cuantos no han hecho las horas extra en el trabajo día tras día y sólo vemos como los pendientes aumentan, con todo eso sometemos a nuestro cuerpo a un intenso estrés y como consecuencia a un cansancio “inevitable”, acompañado de letargo y el deseo de dormir por horas, pero si les dijera que esto puede cambiar, que la ciencia puede evitarnos tantas “molestias”, y hacer de nosotros una especie X-men, insertarnos dispositivos que controlen el cansancio y nos hagan rendir el doble, que nuestra memoria jamás falle y seamos invensibles, por así decirlo, ¿serían capaces de someterse a estos experimentos científicos? a pesar de que se adviertan consecuencias, psicológicas, morales, económicas etc.

Es así como cuatro cuerpos académicos: la Academia británica de Ciencias Médicas, la British Academy, la Royal Academyof Engineering y la Royal Society, trabajan en la búsqueda de estos fines y en la búsqueda de aperturar a la sociedad a la confrontación de ideas en una serie de debates para discernir si estas medidas son buenas o no para nosotros.

La directora del comité a cargo del reporte, Genevra Richardson, dice que “se está desarrollando una gama de tecnologías, algunas ya en uso, que tienen el potencial de transformar nuestros lugares de trabajo, para bien o para mal”.

De modo que lo que creíamos sólo era posible en la ciencia ficción cada vez se vuelve más tangible.

Fuente: http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2012/11/121107_tecnologia_superhumanos_aa.shtml

Datos del autor: