Imagen: ESA

Científicos lograron observar cómo una estrella moribunda revivía tras expulsar sus capas más externas al espacio. Este fenómeno podría repetirse en nuestro Sistema Solar cuando el Sol comience a agotar su combustible en uno miles de millones de años.

La nebulosa planetaria Abell 30, que se localiza a 5 mil 500 años luz de la Tierra, es la que causó el fenómeno que los astrónomos han visto gracias los telescopios Hubble, XMM-Newton y Chandra.

Cuando nuestro Sol emita su último aliento con una nebulosa planetaria, su radiación y viento solar desbastarán y desaparecerán a la Tierra y al resto de los planetas del Sistema Solar, esto sucederá dentro de miles de millones de años.

Ver nota completa : Abell

Datos del autor:

Anuncios