La creatividad es ilimitada y para muestra un botón, el artista coreano Yong Ho Ji, muestra que todo material puede ser ideal para manipularlo y transformarlo en verdaderas obras de arte.

Las imponentes esculturas de este artista son el resultado de reciclar neumáticos usados, aprovechando muy bien las propiedades del material ya que gracias a varias capas de la cubierta de caucho y a su textura los músculos de los mutantes están bien definidos que parecieran animales de fuerza descomunal.

El estado de alerta, amenaza y ataque parecen evocar a los animales de las leyendas mitológicas de culturas asiáticas como los felinos y dragones. En su colección podemos encontrar a desafiantes carnívoros, herbívoros, artrópodos, mamíferos, peces y hasta impresionantes humanos híbridos.

 

Anuncios