Los perros al nacer reciben los anticuerpos de su madre mediante la placenta y después de nacer a través del calostro, pero al poco tiempo de vida del cachorro los anticuerpos otorgados por la madre se van debilitando, aunque pueden actuar durante semanas y circulan en la sangre como una vacuna natural. Pero en par de semana este efecto será casi nulo y deja de producir inmunidad; es justo cuando es tiempo de vacunar al cachorro, ya sea para enfermedades infecciosas o parvovirus.
En algunas razas puede ser variable el tiempo en que se deba aplicar la vacuna, todo dependerá de como se desarrollen los anticuerpos naturales en el perro. Lo más importante es tratar de llevarlo a partir de las 3 o 4 semanas de nacido al médico veterinario para que determine cuando es el mejor momento para vacunar cada cachorro, y así determinar las dosis que mejor convengan al cachorro, y poder establecer un cronograma de vacunas en sus primeros años de vida.
Recuerde que tener un perro conlleva mucha responsabilidad, y que la salud del mismo es enteramente nuestra responsabilidad.

Al igual que en los seres humanos, los perros tanto cachorros como adultos son vulnerables a ciertas enfermedades, algunas difíciles de tratar y otras tan peligrosas que pueden provocarles la muerte, por eso es de vital importancia vacunarlos y tener su programa de vacunación al día.

Las principales enfermedades infecciosas de las que se pueden vacunar son: moquillo, parvovirus, hepatitis canina, leptospirosis, coronavirus, parainfluenza, rabia, guardia y bordetella.

El esquema de vacunación puede variar según el lugar, la situación epidemiológica e incluso la raza. Sin embargo, uno de los esquemas de vacunación más utilizados es el que a continuación presentamos:

• 6 semanas – Triple
• 9 semanas – Refuerzo
• 12 semanas – Múltiple
• 16 semanas – Rabia

• Anualmente – Rabia y Múltiple

Consejos en relación a las vacunas:

• Vacunar a su perro es importante, por su salud, por la salud de otros perros y principalmente por la salud de la familia con la que vive.

• El siguiente mes y medio, después de la 7ª u 8ª semanas de edad, es una etapa de alto riesgo (aunque su cachorro ya debería tener su primera vacuna). Por eso es importante que en este tiempo se evite el contacto con otros perros y con el exterior.

• Es importante que el veterinario haga una evaluación completa del estado de la salud de su perro antes de vacunarlo, ya que si está enfermo, la vacuna en vez de protegerlo, podría tener efectos negativos.

• Idealmente el animal debe estar desparasitado antes de la primera vacuna, pues los parásitos hacen que tenga un sistema inmune bajo.

• Debe hacerse una revacunación anualmente ya que no sabemos en que momento el perro se va a enfrentar a un virus de campo.

• Para conseguir una mejor inmunidad se aconseja ponerle los “refuerzos”. Una primera vacuna protege cerca del 70%, una segunda se puede alcanzar un 85% de protección y con un tercer refuerzo hasta un 95% de protección.

Un programa de vacunación al día protege la salud del perro y la de su familia, por eso es tan importante inmunizar al perro de enfermedades que hasta podrían ocasionarle la muerte.