nueces

Ya que estamos en las fechas de mayor consumo tanto de electrónicos, de cobijo, belleza y alimentos porque no hacer mención sobre un beneficio que podemos obtener a través de ese mismo consumo, como lo es el comer, ya que esto último es un ya casi deporte en las fiestas pues bien hagamos de ello una cultura de salud consumiendo frutos secos, que sólo son requeridos como protagonistas para embellecer nuestros platillos para el festín anual. Según estudios recientes apuntan que nuestra salud obtiene mejoras significativas cuando incluimos en nuestra dieta diaria una porción de ellos.

Según los científicos de la Universidad de Scranton, Pensilvania (EE.UU.), entre todos los frutos secos de cáscara dura las nueces contienen una combinación de antioxidantes mayor en número y calidad que cualquiera de ellos. Todos estos productos son ricos en nutrientes como vitamina E, minerales, y ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados. Los científicos encontraron que la nuez contenía más antioxidantes polifenoles que cualquier otro fruto.

Estudios pasados sugieren que el consumo regular de estos frutos secos puede reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, determinados tipos de cáncer y diabetes tipo 2.

Una creencia equivocada sobre estos productos, por la cual no se suelen comer grandes cantidades de ellos, es que se piensa que engordan por su alto contenido de calorías y grasas.

La recomendación sugerida por los expertos es de al menos 7 nueces diarias, haciendo hincapié en que las grasas contenidas en la cantidad ingerida no representa daño alguno a nuestro organismo.

De igual manera se ha determinado que este fruto trae beneficios en la salud sexual de los hombres ya que con sólo comer 75 gramos de nueces al día se mejora la vitalidad, movilidad y morfología de los espermatozoides en los hombres sanos de entre 21 y 35 años, según un artículo publicado en Biology of Reproduction.

La doctora Wendie Robbins de la Universidad de California en Los Ángeles y su equipo investigaron si el aumento de los ácidos grasos poliinsaturados (AGP), que son fundamentales para la maduración de los espermatozoides puede aumentar la calidad del esperma en los hombres que consumen una dieta al estilo occidental.

Según los expertos, las mejores fuentes para encontrar estos ácidos grasos en este tipo de dieta son el pescado y los suplementos de aceite de pescado, las semillas de lino y las nueces, que son especialmente ricas en ácido linolénico (omega 3).

Sin embargo los estudios se harán más extensivos para poder obtener conclusiones más sólidas al respecto, mientras tanto el consumo de este alimento puede considerarse ya dentro de nuestra alimentación con viras de una mejoría interna.

Datos del autor:

tarjeta Arq yolanda

Anuncios