irlanda

Cuántos de nosotros no hemos presenciado el ya lamentable pero típico caso de la persona que va comiendo algo, se lo termina y lo arroja por la ventana del auto, a la acera o simplemente lo deja en los pequeños espacios de los asientos, ante nuestra mirada atónita fingen demencia y con todo lujo de detalle reanudan su misión de acomodar la basurita y bien seguir arrojando las cascaritas de los pistaches y ni quien diga algo porque nos enfrentaríamos a un muy seguro contribuyente que dice que para eso paga sus impuestos, para que limpien. Eso por desgracia ocurre en nuestro país donde protestar por lo injusto es ya orden del día pero el oído detrás de ello está bloqueado, sin embargo cómo usualmente se dice “existe la luz al final del túnel”, si se me permite tan teatral expresión, ya que la contaminación hormiga es la que más daños causa, pero como iba diciendo ya un país se ha puesto las pilas y ya no permitirá que estos delitos que suelen pasarse por alto se queden sin una sanción.

Dublín. Durante los últimos tres años, con su economía destrozada, Irlanda implementó una nueva estrategia para ayudar a reducir el déficit: cobrar a viviendas y negocios por el daño ecológico que causan.

El gobierno estableció impuestos sobre la mayoría de los combustible fósiles utilizados en hogares, oficinas, vehículos y granjas, basándose en las emisiones de carbono adecuados para cada uno, una medida que incrementó de inmediato los precios de los mismos. La basura de las viviendas se pesa en la banqueta, y a los residentes se les cobra por todo lo que no reciclan.

Las sanciones generaron una recaudación de 1.3 mil millones de euros desde el inicio de la medida, de los cuales se empleo un porcentaje para reducir su déficit, más sin embargo después de todo esto contemplan que independientemente de la finalidad económica, esta medida ha generado grandes beneficios para su entorno, ya que les ha llevado a idear soluciones para disminuir los efectos causantes de las emisiones tóxicas, las casas automotrices implementaron nuevas tecnologías en sus productos, los rellenos sanitarios cerraron, como los combustibles de origen fósil se vieron afectados en sus costos fueron desplazados poco a poco por la energía eólica.

De manera que podemos observar que lo que inicia con fuerza trae consigo fuertes cambios y en este caso con repercusión positiva para sus habitantes, quizá lo que en ocasiones se mencionó de multar a los habitantes sucios en nuestro país debería tomarse con mayor seriedad ya que es lamentable que por cada calle que se camina las esquinas parecen aparadores de basura, gente tirando basura a veces pienso quizá en su cabeza cree que al tirarla la envoltura se pulveriza, pero no es así. De modo que antes de que cual niños nos pongan una advertencia ante nuestra obligación, carga tu basura y depositala en un bote así sea hasta el de tu casa, no la arrojes en la calle, separa tus residuos y recicla esto último ayudara considerablemente a tu bolsillo si lo sabes manejar, en internet ya existen un sin fin de cursos para ello, así que no debería de haber pretextos.

Fuente: Periodico Reforma, version impresa. Sábado 29 de Diciembre de 2012

Datos del autor:

tarjeta Arq yolanda

Anuncios