Lo más bello de observar a través del cristal del auto, cuando uno viaja en carretera son los campos, el cielo verdaderamente azul no el que nos queda en la ciudad, y las infaltables pero ya muy escasas vacas, en mi tierna infancia eran mayores las cantidades y parecían intrigantes, después tuve la oportunidad de convivir con ellas, darles de comer, llevarlas a pastar (cosa más emocionante pues sólo esperaba el momento en que se girará y me persiguiera por medio pueblo), escucharlas mugir y verlas ser ordeñadas, cosa de lo más normal, para mi significan unos seres a quienes se les debe un respeto importante, pues gracias a su existencia el ser humano obtiene los nutrientes necesarios para sobrevivir en este nuestro mundo loco.

Desde pequeños desde el primer momento de ser destetados  la relación vaca=nosotros se hace tan sólida como nunca, a menos claro que el lactante sea intolerante a la lactosa la relación cambia, pero para quienes crecimos con la condicionante indiscutible con nuestras madres que si no bebíamos leche no creceríamos fuertes y sanos, la frase de tómate tu luche de vaca contenta, ¿contenta? bueno y te la bebías pues lo contento es sano.

La leche de vaca contiene:

Proteínas. La leche de vaca contiene de 3-3,5 por ciento de proteínas, distribuida en caseínas, proteínas solubles o seroproteínas y sustancias nitrogenadas no protéicas. Son capaces de cubrir las necesidades de aminoácidos del hombre y presentan alta digestibilidad y valor biológico. Además del papel nutricional, se ha descrito su papel potencial como factor y modulador del crecimiento.

Agua. Dispone un 88% de agua.

Lípidos. Figuran entre los constituyentes más importantes de la leche por sus aspectos económicos y nutritivos y por las características físicas y organolépticas que se deben a ellos. La leche entera de vaca se comercializa con un 3,5 por ciento de grasa, lo cual supone alrededor del 50 por ciento de la energía suministrada. Los componentes fundamentales de la materia grasa son los ácidos grasos, ya que representan el 90 por ciento de la masa de los glicéridos.

Los ácidos grasos son saturados e insaturados:

Azúcares. La lactosa es el único azúcar que se encuentra en la leche en cantidad importante (4,5 por ciento) y actúa principalmente como fuente de energía. Se ha observado un efecto estimulante de la lactosa en la absorción de calcio y otros elementos minerales de la leche.

Sustancias minerales. La leche de vaca contiene alrededor de 1 por ciento de sales. Destacan calcio y fósforo. El calcio es un macronutriente de interés, ya que está implicado en muchas funciones vitales por su alta biodisponibilidad así como por la ausencia en la leche de factores inhibidores de su absorción.

Vitaminas. Es fuente importante de vitaminas para niños y adultos. La in-gesta recomendada de vitaminas del grupo B (B1, B2 y B12) y un porcentaje im-portante de las A, C y ácido pantoténico se cubre con el consumo de un litro de leche.

Pero con los años uno va apreciando el contexto de diferente manera y al menos una servidora se da a la tarea de indagar si lo que le dicen es del todo cierto, por lo que me dediqué a buscar si lo de vaca contenta era tan cierto y cómo  si viví que una vaca debe ser ordeñada cada cierto tiempo y en verdad en los pueblos están contentas, ¿pero que será de las que abastecen a las ciudades demandantes de alimentos express?, pues bien aquí les dejo este vídeo cuyo contenido es fuerte y dejo a su discreción el observarlo con niños cerca.

De modo que nuestra leche dista mucho de provenir de vacas contentas y bien tratadas ¿no creen?, por lo que me inicié en la búsqueda de una alternativa menos cooperativa a que esto siga sucediendo, entre menos participantes menor demanda, así hallé estos vídeos y he de contarles que mi despensa ya cuenta con litros de leche de almendra! cuyas ventajas y desventajas son:

A FAVOR DE LA LECHE DE ALMENDRAS:

  • Rico en proteínas y calcio
  •  Rico en grasas de las cuales el 20% son poliinsaturadas
  • Alto poder nutritivo
  • Alto contenido en vitaminas B1, B6 y minerales como fósforo, magnesio, cinc y cobre
  • Es astringente por lo que resulta apropiada para las dietas contras las diarreas. También resulta muy beneficiosa para suplir la falta de potasio tras un episodio de gastroenteritis.
  • Es una leche muy digestiva y que no produce pesadez

EN CONTRA DE LA LECHE DE ALMENDRAS:

  • Al ser extraída de las almendras (fruto seco de elevada alergenicidad y reacciones intensas e inmediatas) hay que ser muy precavido a la hora de ofrecérsela a los niños. Los pediatras no recomiendan la introducción de frutos secos en la dieta de los niños alérgicos a la PLV hasta pasados los 3 años de edad por lo que hay que tener muchísimo cuidado con el consumo de esta leche.
  • Hay que asegurarse que compramos una leche de almendras lista para consumir ya que en sí, este tipo de leche es muy espesa (similar en densidad a la leche condensada) por lo que debe diluirse en agua para su consumo
  •  Tiene muchas calorías. Aporta 310 calorías por cada 100 gramos. Un vaso de leche de almendras tiene el valor de 62 calorías
  • Tiene un alto contenido en azúcares de rápida absorción, por lo que se recomienda elegir una leche de almendras que además no esté edulcorada

¿Cómo se hace la leche de almendras?

                                          

Leche de avena.

Existen certificaciones para los criaderos y sitios de ordeña que avalan no existir daño alguno a estos grandiosos seres, por el momento no los encontré, pero prometo tenerlos al tanto, para quienes no pueden consumir estas opciones de leche por diversas situaciones.

Datos del autor:

tarjeta Arq yolanda

Anuncios