Moquillo canino

La primera vacuna del Moquillo canino debe administrarse a las ocho semanas de edad y a los tres meses. Después, se aconsejan las revacunaciones anuales. Aunque su hurón no vaya a relacionarse nunca con un perro, debe ser vacunado, puesto que el virus puede ser vehiculado a través de su ropa, zapatos o manos. Si no sabe si su hurón ha sido vacunado, se recomienda que empiece un protocolo (con revacunaciones anuales). Los síntomas de esta enfermedad son pérdida del apetito entre los seis y ocho días tras la exposición del virus, así como una secreción en las comisuras de los ojos.

 

Rabia

 

Se recomienda que los hurones sanos de tres meses de edad o más reciban su vacuna anual subcutánea.

 

Obstrucción intestinal

 

Este problema tan frecuente y fatal se produce generalmente por la ingestión de un material extraño, como restos de goma de un juguete, goma de la suela de los zapatos, gomas de borrar, gomas protectoras de las patas de las sillas, bolas de pelo y trocitos de goma de pelo. 

Los síntomas de una obstrucción intestinal pueden no aparecer inmediatamente. Los objetos pueden permanecer en el estómago desde días a meses, provocando continuas obstrucciones al ir moviéndose. Los síntomas incluyen letargia con pérdida de apetito y vómitos. Las heces pueden ser negras y pegajosas, y de menor volumen o inexistentes. 

Cuando el cuerpo extraño retrocede y vuelve al estómago, puede parecer que el hurón mejora y recupera el apetito. Cuando el material pasa al intestino, probablemente hay un bloqueo total y ni la comida ni los líquidos pueden circular. Se provoca una rápida deshidratación de los tejidos testiculares y cambios fatales en el balance electrolítico. La muerte puede sobrevenir en las siguientes veinticuatro a cuarenta y ocho horas. Los síntomas incluyen una grave depresión, ojos tristes y apagados, abdomen distendido y vómitos. Si observa alguno de estos síntomas, acuda al veterinario inmediatamente.

Bolas de pelo

Utilice un laxante para gatos (de venta en tiendas para animales). Dele un centímetro cada dos a tres días. Este producto tan apetitoso les lubricará el pelo a medida que se acumula y les ayudará a expulsarlo.

Estrés por calor/Golpe de calor

Los hurones se vuelven letárgicos con temperaturas de 27 grados. Si la temperatura supera los 30 grados, pueden agotarse por el calor, pudiendo ser fatal. Las humedades elevadas favorecerán la incidencia de golpes de calor. Para prevenirlo:

 

  • Evite las excursiones en coches sin aire acondicionado en días calurosos. Nunca deje en el coche a un hurón, aunque el día sea más o menos fresco, puesto que los coches se calientan rápidamente.
  • Proporciónele agua fresca constantemente.
  • Coloque la jaula en la sombra. Las jaulas deben estar bien ventiladas.
  • Si un hurón muestra síntomas de estrés por calor (jadeo, encías enrojecidas, lengua colgando, signos de debilidad, temblores musculares, totalmente estirado o inconsciente) actúe inmediatamente: sitúe al hurón en una zona ventilada y a la sombra, y llame a un veterinario rápidamente.

 

Sarna ótica

Si observa que sacude la cabeza, se rasca, frota las orejas contra el suelo o llora con frecuencia, puede significar la presencia de parásitos, que además dan un aspecto sucio a las orejas. Aunque no se trata de un problema grave, y se cura fácilmente, puede provocar malestar en su hurón.

huron con sueño

Sarcoptes Scabiei

Las garras están inflamadas y con costras. Si su veterinario le diagnostica esta enfermedad, debe eliminar la ropita de cama del hurón y desinfectar la jaula

 

Fiebre del Valle

Esta enfermedad está causada por un hongo que produce esporas, las cuales son trasportadas por el aire y provocan la infección cuando son inhaladas. Los síntomas (aislados o combinados) son tos o una infección respiratoria crónica, lesión dérmica, engrosamiento de las extremidades, pérdida de peso, pérdida de apetito, letargia y fiebre. Esta enfermedad se puede tratar. Consulte a su veterinario.

Cardiomiopatía

Esta enfermedad primaria de la musculatura cardíaca se ha observado principalmente en machos de más de tres años de edad. La musculatura cardiaca se engrosa, disminuyendo el bombeo sanguíneo por minuto, y provoca una circulación deficiente, y en ocasiones, la muerte. Los síntomas incluyen desde aumento de sueño, pequeños colapsos mientras juega, letargia, falta de apetito y dificultad para despertar al hurón de su sueño

 

Resfriado y gripe

Los hurones son sensibles a los mismos resfriados que los humanos. Si alguien en su casa tiene un resfriado o una gripe, evite que el hurón se le acerque; límpiese las manos antes y después de tocar al hurón. Se los síntomas del hurón duran más de dos o tres días, si tiene poco apetito u otros síntomas externos, llévelo al veterinario.

 

Enteritis

Las heces sanguinolentas y la diarrea, especialmente si el tiempo es caluroso, requieren una visita inmediata al veterinario. Se observa diarrea intermitente con ingestión normal de alimentos y pérdida de peso.

Linfosarcoma

Es un cáncer del sistema linfático, el cual es parte del sistema inmunológico del cuerpo. Muchos animales no mostrarán los síntomas hasta al cabo de un tiempo, y la enfermedad suele diagnosticarse a través de tests sanguíneos. Los síntomas más evidentes incluyen inflamación de los ganglios linfáticos, brazo aumentado, letargia, poco apetito, respiración costosa, diarrea y debilidad de las patas traseras.

Insulinoma

Este cáncer pancreático es el más común entre los hurones. La enfermedad provoca niveles anormalmente altos de insulina, lo que hace que el azúcar se introduzca en las células demasiado rápido. Los niveles de glucosa en la sangre bajan, el cerebro detecta la falta de azúcar y el hurónse comporta de forma extraña.

Los primeros síntomas son: el hurón se quedará con la mirada en blanco durante unos minutos volviendo a la normalidad, babeos y salivaciones, bazo aumentado, se arañará de manera frenética la boca, comportamiento comatoso y convulsiones. 

Si su hurón presenta convulsiones, debe administrarle miel y agua por la boca hasta que el animal esté despierto o cesen las convulsiones. Dele su alimentación habitual o comida para bebés con carne para proveer de proteínas el organismo y consulte a su veterinario inmediatamente.

Continuará…

Datos de autor:

tarjeta MVZ Selene Ballesteros

Anuncios