1.- Un buen inicio

Las crías que tienen una madre mansa suelen ser sociables y se llevan bien con las personas. Cuando lleguen a su nuevo hogar necesitarán una pausa de aclimatación, pero luego habrá que ocuparse intensivamente de ellos para establecer una relación de confianza.

2.- Horas para jugar

Los hurones son unos seres muy activos, pero les gusta seguir una cierta rutina. El tiempo pasa volando y es estupendo si los hurones pueden jugar y retozar con su dueño durante dos horas diarias.

3.- Un hogar ideal

Para que los hurones puedan desarrollar todas sus aptitudes necesitan una jaula grande. Lo ideal es que su hogar tenga una base de dos metros cuadrados, lo cual ofrece mucho espacio para una interesante instalación interior. Aquí podrán vivir todo tipo de aventuras.

4.- La alimentación ideal

Los hurones necesitan comer pequeñas raciones dos o tres veces al día. Un alimento para gatos de buena calidad les proporcionará una alimentación sana y equilibrada. La sal es un veneno para los hurones, por lo que nunca debemos darles restos de nuestras comidas.

5.- Aventureros

A muchos hurones les gusta salir a pasear diariamente por el jardín o por el parque. Con el arnés y la correa no correrá riesgos al sacarlos depaseo. Si los acostumbra desde pequeños, nada le impedirá sacarlos a pasear con tranquilidad.

6.- Seguridad

Los intrépidos hurones meten el hocico en todo lo nuevo que encuentran. En el carro de la compra, los armarios, las latas y las cajas que puede haber cosas venenosas o peligrosas. El cuidador deberá ocuparse de que no haya materias peligrosas a su alcance.

7.- Cuidados preventivos

Para mantenerse en forma necesitan una alimentación sana y equilibrada, mucha actividad y variedad. Pero para que elhurón conserve su salud a largo plazo es necesario vacunarlo regularmente, desparasitarlo y observar atentamente su comportamiento para detectar a tiempo cualquier posible enfermedad.

8.- Instinto de caza

Los hurones necesitan diariamente nuevos estímulos que les ayuden a mantenerse en forma y de buen humor. Los juegos de caza y persecuciones, los túneles y los tubos estimulan la inteligencia de estos peludos animalitos a la vez que desarrollan su instinto de caza.

9.- Personalidad

Los hurones que se acostumbran a las personas desde muy jóvenes pueden llegar a ser muy mansos. Pero siempre tendrán su propia personalidad y a veces pueden llegar a ser muy tozudos. Podemos llegar a amaestrarlos, pero nunca llegarán a mostrar la obediencia incondicional del perro.

10.- Sociabilidad

A los hurones mansos les encanta jugar con sus dueños y recibir todo tipo de mimos y caricias, pero para que sean realmente felices hay que mantenerlos en pareja. Los que viven en pareja son tan mansos como los que viven solos, y además se divierten mucho jugando entre ellos.

 

hurón sociable

Datos del autor:

tarjeta MVZ Selene Ballesteros

Anuncios