Aprender es algo inherente al ser humano, desde que nacemos comienza el proceso de adquirir conocimientos. Aprendemos a hablar, a caminar, aprendemos los colores, los números, etc., y afortunadamente nunca dejamos de aprender. Es por esto que ese proceso es tan importante en nuestras vidas, ya que todos esos conocimientos nos guían por el camino de la vida.

Pero ¿cómo es que el ser humano puede procesar tanta información y después utilizarla a su favor? El ser humano, a diferencia de los demás seres vivos tiene una característica que los distingue de los demás y esto es la razón.  El hombre razona su mundo y lo analiza de manera que evoluciona con el paso del tiempo.

Aprender día con día es muy normal y en ocasiones no percibimos que estamos absorbiendo nueva información; llegamos a pensar que aprender es sólo ir a la escuela, a un curso o estudiar de un libro, sin embargo, debemos estar conscientes que en todo momento y con cada detalle aprendemos algo nuevo.

Te has preguntado por qué hay personas que, con sólo escuchar una clase, recuerdan toda la información sin necesidad de anotarla, o cómo hay personas que deben repasar sus apuntes una y otra vez para pasar un examen.  La respuesta es muy sencilla y he aquí.

Aunque tenemos los mismos sentidos, cada persona recibe información de su entorno en diferentes modalidades de percepción, dichas modalidades permiten que aprendamos con mayor facilidad. Existen tres modalidades de percepción: visual, auditiva y kinestésica.

Visual

Visual

Visual. Imagen: Inteligencia visual 

Son personas que tienen las siguientes características:

  • Aprenden a través de imágenes, colores y formas.
  • Generalmente son personas organizadas, con buena ortografía, recuerda las imágenes, no puede escuchar por largos periodos de tiempo, miran directamente a los ojos,  se combinan bien al vestir.
  • Utilizan frases que tienen que ver con la vista como “desde mi punto de vista”, “para mí es claro” o “¿ves lo que quiero decir?”.

 En este sentido, todos tenemos un ojo dominante y para saber cuál es podemos realizar el siguiente ejercicio:

Estira tus brazos, junta tus manos dejando un hueco y observa un detalle a través del espacio entre tus manos. El ojo con el cual miras el objeto es tu ojo dominante.

Auditivo

auditivo

Auditivo. Imagen: Adictamente.

Se caracterizan por:

  • Utilizar bien las ideas abstractas.
  • Se concentran en una sola idea a la vez y después dan paso a la siguiente, es decir, son de pensamiento lineal. Por esta razón no pueden cambiar de un tema a otro sin antes terminar el primero.
  • Interpretan bien los textos e instrucciones y se expresan bien oralmente y en sus escritos.
  • Aunque tarden más en contestar algo (a diferencia de las personas visuales), ellos tienden a tener razonamientos más completos.
  • Le gusta la música, se habla a sí mismo y prefiere leer en voz alta.
  • Son excelentes conversadores y se interesan en tener una buena plática.
  • Utilizan frases que tienen que ver con el oído como “eso suena bien”, “te escucho claramente”, “debemos hablar”.

De la misma manera, todos contamos con un oído dominante y si quieres saber cuál es el tuyo, puedes pedir a un amigo que se coloque detrás de ti y que haga algún sonido. Tu oído dominante será el del lado al que voltees.

Kinestesicos

kinestesico

Kinestésico. Imagen: Tocar la vida

Las personas kinestésicas son:

  • Relacionan la información que obtienen con sus sensaciones y emociones.
  • Suelen hacer sus razonamientos tomando en cuenta cómo se sentirán ellos o los demás en cada circunstancia.
  • El ambiente y la comodidad influyen en su concentración.
  • Si está bien puede ahondar en un tema aún en un ambiente ruidoso y caótico.
  • Aprenden haciendo ellos mismos las cosas, suele tener mayor contacto físico con los demás, hace apuntes al leer.
  • Son personas muy sensibles.
  • Utilizan frases que tienen que ver con los sentimientos como “percibo malas vibras”, “eres muy duro”, “esa persona parece simpática”.

En este caso, se asocia la kinestecia con la mano y el pie dominante. Si colocas un balón en frente de ti y lo pateas, sabrás cuál es tu pie dominante.

Cabe señalar que todos contamos con las tres modalidades de percepción, sin embargo, tenemos una más desarrollada que las otras, y será a través de esa modalidad con la cuál aprenderemos con mayor facilidad.

Así que no te quedes con la duda y descubre cuál es tu forma de percepción más predominante para que puedas aplicar técnicas relacionadas que te ayuden a adquirir más conocimientos.

Para saber qué modalidad es la tuya puedes contestar el siguiente test:

Test: ¿es usted visual, auditivo o kinetésico?

 

Datos del autor:

tarjeta Denyse

Anuncios