porq-ladran-los-perros

La clave para resolver un problema de ladridos es en primer lugar el determinar el por qué ladra el perro. ¿Es por aburrimiento? ¿Está ansioso por quedarse solo todo el día (ansiedad por separación)? O tal vez porque los vecinos o transeúntes lo molestan. ¿Tu perro ladra durante un momento particular en el día, o en determinadas situaciones? 

No toques a tu perro cuando esté ladrando.

Cualquier contacto o caricia que intentes hacerle en ese momento sólo servirá para reforzar la conducta de ladridos! Sólo toca a tu mascota cuando esté tranquilo y en silencio. Consulta a un especialista en comportamiento si piensas que tu perro ladra por miedo o por un problema de ansiedad por separación.

No premies el comportamiento de ladrar.  

Al acariciar o tocar a tu perro, levantarlo déjalo sobre el piso), darle una galleta o su comida, abrirle la puerta porque te está gritando a ti, permitirle salirse de su jaula transportadora, o darle algo que él quiere (su paseo, su galleta, su comida, su paseo en auto, etc.) Espera hasta que tu perro se tranquilice para darle lo que él quiere.

Premia el silencio.

Esta es la parte más importante para enseñar a tu perro a que esté callado. Es importante que premiemos a nuestros perros por buen comportamiento cada día de sus vidas. Cada vez que el perro está callado cuando normalmente ladraría, asegúrate de felicitarlo, darle unas palmaditas, o una rascada, y un premio. Esto es para que aprenda que a ti te gusta mucho cuando el silencio reina en la casa.

Haz que tu perro forme parte de la familia. El comportamiento inaceptable, tal como los ladridos indeseables, jamás mejoran aislando al perro. De hecho, esa podría ser la razón por la que tu perro ladra todo el tiempo, ya que es infeliz estando fuera. Deja que tu perro esté dentro cuando tú te vas si es el único momento en el que tu perro ladra. Él se sentirá más seguro dentro de la casa. Si es destructivo mientras te vas, entonces utiliza una jaula transportadora (lee acerca del entrenamiento de cajón) para prevenir que sea destructivo dentro de la casa. Un perro es un animal de jauría que necesita interacción social diaria con su familia. Como mínimo, tu perro debería estar contigo toda vez que tú estés en casa, incluso dormir dentro por las noches. Si nunca has llevado a tu perro a clases de entrenamiento, este es un buen momento para hacerlo. Los animales de jauría necesitan de su jauría, y para bien o para mal, tú eres esa jauría.

Bríndale mucho ejercicio.

Antes de irte a trabajar, haz que tu perro corra su pelota, o su freesbee, o una vara. La regla general es 20 minutos de ejercicio aeróbico, dos veces al día. Recuerda que un perro cansado es un perro bueno, porque estará durmiendo, y no ladrando y siendo destructivo.

Bríndale un lugar seguro para estar.

Si a tu perro lo molestan los vecinos, entonces construye un espacio seguro y que no permita ver al otro lado en el medio del jardín, bien lejos de la cerca. O mejor aún, haz que tu perro viva dentro de la casa contigo. Aplica el adiestramiento de cajón para que duerma dentro o permanezca en la casa mientras tú sales. O instala una puerta para perros así puede entrar durante el día y evitar vecinos ruidosos.

Haz pausas.

Antes de dejar solo a tu perro, no pases mucho tiempo con él, para que no se ponga excesivamente ansioso por quedarse solo. Deliberadamente ignóralo durante 20 a 30 minutos, al menos tres veces al día (pretende que no estuviera ahí, no le hables, acaricies, o mires, y sólo aléjate si él trata de hacer contacto contigo). Asegúrate que toda la familia participa en estas pausas. Una vez que el perro acepte las pausas, avanza a las ventanas de tiempo.

Ventanas de tiempo.

Existen estudios que demuestran que la mayoría de los perros son destructivos y ladran durante los 20 minutos siguientes a los que te vas al trabajo (el perro está estresado por quedarse solo) y 20 minutos antes que regreses (Fido anticipa el regreso de su persona favorita). Las ventanas de tiempo le enseñan al perro a calmarse durante el día y a permanecer tranquilo a tu regreso. Quince minutos antes de irte por la mañana, coloca a tu perro donde va a pasar el día, e ignóralo. Cuando es tiempo de irte, sólo vete. Al regresar a casa, es lo mismo a la inversa: llegas y durante quince minutos dejas el perro donde estaba, lo ignoras completamente, no lo acaricias, hablas, o miras. Esto hará que tu perro aprenda a que debe existir un momento de tranquilidad entre que llegas a la casa y el momento en que puede saludarte.

Dale a tu perro algo para hacer mientras tú no estás.

Si tu perro está ocupado mordiendo algo, es improbable que a la vez esté ladrando. Existen juguetes especiales que puedes rellenar con queso, croquetas, crema de cacahuate, y muchas otras cosas. Están diseñados para que sólo una pequeña cantidad de alimento salga de su interior, por lo que el perro tendrá que trabajar durante horas hasta acabársela.

No golpees ni patees a tu perro, ni le cierres el hocico con la esperanza de que esto detendrá el ladrido. Este tipo de castigo lo único que le enseñará es a temerte. Recuerda, haz el trabajo de detective para averiguar por qué ladra tu perro. 

Datos del autor:

Facebook: Veterinaria Zoo life militar Marte

Página Web: atazkateo.wix.com/zoo-life

tarjeta MVZ Selene Ballesteros

Anuncios