¿Cuantos más?, el mundo debería de estremecerse por imágenes y sobre todo por sucesos así, es lamentable que el número de decesos de estos seres tan hermosos ascienda día a día, seres vivos que son destrozados sin miramientos por cazadores furtivos hambrientos de sangre, dolor y dinero.

Mientras tanto el mundo se regocija con copas mundiales, los gobiernos buscan a quien culpar por la adjudicación de tierras, organizan guerras inútiles en las que los únicos beneficiarios son los que se hayan sentados tras los escritorios, en los cuales juegan con nuestro destino como si estuvieran en las vegas y donde nuevamente los único que pierden somos nosotros, buscan “progresos” a costa de lo que sea.

No creo que haya dinero suficiente en el mundo para reemplazar tantas pérdidas humanas y animales que se han quedado en el camino, unos por defender y otros por huir.

Los más jóvenes no saben porque se les asesina sin embargo, los sobrevivientes quedan traumatizados de por vida, la gente subestima a los animales creyendo que olvidan rápido que no sienten si les dispara de cierta manera, toma por normal tales hechos o simplemente dicen que no se puede hacer nada.

El vídeo relata de forma cruda y real lo sucedido en Bouba N’Djida National Park, Camerún a inicios de este año. El parque ya ha reforzado la vigilancia, pero yo me pregunto ¿a qué precio seguirá ocurriendo esto?, se manejan cifras de $ 1000 dólares por kilo de colmillo, el aumento de las cifras aunado al hambre y escasez de recursos refuerzan que haya más gente unida a estas masacres, pero no sólo se matan animales sino que se hurtan niños para su capacitación como asesinos y niñas como juguetes sexuales, hasta cuando la gente abrirá los ojos…quizá hasta cuando no quede nada más que tierra y muerte, pero desgraciadamente no lo creo pues el ser humano sería capaz de pugnar con el vecino por una piedra en medio de la nada tan sólo porque la vio primero.

 

 

 

 

 

Datos el autor:

tarjeta Arq yolanda

 

 

Anuncios