CNNEspañol.com

(CNN) — En todos los dramas médicos la escena es la misma: el cirujano coloca cuidadosamente el delicado órgano en una hielera y cierra de golpe la tapa. El equipo de trasplantes corre hacia la puerta, con la esperanza de llegar a tiempo a su paciente.

Esa velocidad no es solo para lograr un efecto dramático. Los equipos de trasplantes se apresuran porque tienen menos de ocho horas para transportar el órgano a la sala de operaciones, prepararlo para la cirugía e implantarlo en el cuerpo del paciente.

Ver la entrada original 682 palabras más

Anuncios