dentista y temible sonido

Si bien es cierto, visitar al dentista es en sí un hecho traumático; ya que nos dejamos impresionar por todos los instrumentos. Pero existe un sonidito que hace que la piel se erice y nos ponga cara de terror. Si, el famoso bzzzzz, bzzz.

Durante 15 años de experiencia laboral, diariamente he escuchado un sinfín de comentarios acerca del porqué tanto terror. Muchos lo asocian a imágenes horribles, en donde cada quien dota de “poderes extraordinarios” a la fabulosa pieza de alta (nombre de tan vapuleado, pero útil instrumento) que nos hace tener mil fantasías torturadoras, por cierto.

Pienso que el gran miedo por este aparatito tiene su origen en que en consulta todo el tiempo estás consciente de lo que te van hacer, pero sobre todo, el hecho de que invadan tu boca, un espacio tan personal, que será taladrado -para remediar problemas graves- con el famoso aparatito (que será de gran ayuda) y  sólo pensamos en su sonido, en lo que vamos a sentir y sobre todo en el ruido que cada vez se incrementa. Es como si su odontóloga (o) favorita (o) tuviera  grandes amplificadores (Bose, JVC, Sony, etc) en el consultorio. En ese momento “sentimos en carne viva” lo que debió sentir el difunto Michel Jackson en su naricita chata cuando la aporreba su cirujano plástico, recordamos cómo vibraba el suelo en la excavaciones de la Línea Dorada del Metro, y bueno tenemos presente la caída de las Torres Gemelas, en fin sentimos cosas que en realidad no nos están sucediendo.

El “temible” sonido se deriva de la turbina que tiene la pieza de alta y que hará que la fresa gire y vaya a una velocidad de 300 mil  hasta 500 mil revoluciones por minuto. Mismas que ayudarán a remover la lesión cariosa -más difícil- de un diente.

Sin embargo, no todo está perdido, el hombre ha trabajado para ser menos traumática la visita al dentista, ha logrado que el “sonidito” desaparezca, con la llegada del láser dental.

Así que muy pronto, en consulta dental, no habrá más del famoso bzzzzz bzzzzz.

Un consejo para todas aquellas personitas que están tan alteradas con este sonido puede ser que empleen durante su sesión un par de auriculares con música que los relaje o bien que su odontològo ponga música para relajación.

Los dejo y espero que la próxima vez que acudan al dentista no maximicen su bzzz bzzzz.

Twitter: Dra. Laura Gálvez Aguilera 

Datos del autor:

tarjeta Laura Galvez

Anuncios