mal aliento

Desde pequeños siempre nos decían: Cepillate los dientes, más nunca nos dijeron como hacerlo; así que como Dios nos daba a entender hacíamos el uno dos tres y listo!!! Habíamos concluido nuestro cepillado.

Más sin embargo una de las labores de nosotros los dentistas es enseñarles como hacer un buen cepillado, aunque a veces por pena los pacientes no admiten el que no lo saben hacer y les da pena que nosotros corrijamos esa mala técnica.

La técnica en si consiste en barrer cada una de las superficies del diente. Imaginemos que para barrer una casa compramos la escoba más moderna, mas grande ó la más bonita y que decir de el líquido limpiador con mucho más aroma ;  pero esa escoba y ese líquido no harán la función adecuada si la persona no sabe utilizarlos como es debido  y lo mismo pasa con el líquido limpiador que no por poner mucha cantidad removerá los residuos que hay en el piso. Así mismo pasa con los cepillos de  dientes; podrás tener el más bonito, novedoso y de mil colores pero si no lo sabemos emplear de nada nos servirá así como el enjuague bucal.

Una de las mejores técnicas de cepillado consiste en colocar las cerdas del cepillo paralelas al diente y girando un poco la muñeca haremos el barrido para remover el alimento acumulado desde la encía hasta el borde del diente; por cada espacio que abarque tu cepillo debes hacer 8 barridos en esa zona y avanzar por segmento así  primero se hace toda la parte externa y superior para después las caras masticatorias del diente (parte superior con la que se trituran los alimentos); y continuaremos haciendo lo mismo con los dientes la mandíbula (arcada inferior).

Al terminar esta acción debemos emplear el hilo dental que removerá el alimento acumulado entre los dientes que el cepillo no pudo retirar.

El objetivo del hilo dental es deslizarlos entre los dientes y recargarlo en una de las paredes y hacer un movimiento de arriba hacia abajo siempre recargándolo en la pared del diente para no lastimar la encía, se introduce y se saca tres veces y ahora nos recargamos en la otra pared haciéndolo asi en todos los espacios entre dientes.

Al finalizarlo es importante utilizar un enjuague bucal el cual eliminará los residuos que hayan salido después de usar el hilo dental y dejará un aliento fresco además de que los enjuagues bucales en su mayoría contiene clorhexidina que es un componente que evitará la adehesión de las bacterias en los dientes.

Una buena higiene dental nos grarantizará el no tener caries, infecciones en encías así como mal aliento.

Cabe enfatizar que existen varias técnicas de cepillado para cada tipo de boca ya que las personas con bracketts o con prótesis fijas deben emplear aditamentos especiales para una mejor higiene.

Como consejo, el mejor cepillo es aquel que tenga un tamaño medio y que no sea muy grande pues esto impedirá llegar a las zonas más posteriores. En cuanto a enjuagues bucales son mejores aquellos que no contengan alcohol pues estos dañan las papilas gustativas y en cuanto hilo dental elige los que estén libres de cera pues removerán aun más los residuos de los alimentos, existe uno que se expande con la humedad y hace mucho más sencilla esta labor.

La próxima ocasión que acudas con tu dentista pídele, te de la mejor opción para ti en cuanto a cepillado se refiere.

Datos del autor:

 

Twitter: Dra Laura Gálvez

tarjeta Laura Galvez

Anuncios