sonrisa

Debido al acelerado mundo en el que nos encontramos la salud siempre pasa a segundo plano ya que existen “prioridades” que nos impiden el hacernos un chequeo odontológico mínimo una vez al año.

Si tomáramos en cuenta que el hacer este ejercicio como rutina nos traería muchos beneficios evitaríamos dolores innecesarios así como la pérdida de dientes; ya que el paciente acude regularmente a una consulta cuando ya existe un problema (llámese caries, absceso, etc.) de lo contrario le parece absurdo acudir por una simple revisión.

Nuestro papel como odontólogos es darle a conocer al paciente las medidas de prevención para no contraer alguna enfermedad así como instruir al mismo de mantener una buena salud bucal y supervisión de su boca.

El trabajo del paciente  es tener una práctica de una higiene bucal correcta; uso de  dentríficos que contengan fluoruro, llevar una dieta adecuada, control médico de cualquier estado sistémico con potencial dañino para las estructuras bucales y cumplimiento de todas las citas dentales.

Por su parte el odontólogo ya en consulta hará el control de placa dentobacteriana, uso de fluoruro tópico, asesoramiento sobre dieta y nutrición, uso de selladores de puntos y fisuras, educación del paciente y seguimiento de todo este proceso.

La placa dentobacteriana es responsable de las dos enfermedades más prevalentes en boca que son la caries y la gingivitis;  está compuesta por bacterias que son su componente principal así como algunos protozoarios, hongos y virus.  En un gramo de placa húmeda pueden existir aproximadamente doscientos mil millones de microorganismos.

placa dentobacteriana

una boca sana y la otra con dos principales enfermedades caries y gingivitis.

El paciente al no remover esta placa se convierte en un candidato oportuno para que las bacterias comiencen a destruir el diente e inflamar las encías lo cual conlleva a diversas enfermedades que si no son corregidas a tiempo pueden llevar al paciente a la pérdida de sus dientes.

 El control de esta, se hace mediante pastillas reveladoras que pigmentaran las zonas donde se acumula la placa y se le muestra al paciente como removerla dándole técnica de cepillado y uso de hilo dental.

placa reveladora

La aplicación tópica de flúor nos ayudara a fortalecer el esmalte del  diente para tener más resistencia ante la agresión de la placa dentobacteriana. 

limpieza

Los selladores de fosetas y fisuras van a prevenir la caries, pues es un tipo barniz que impide que la placa dentobacteriana se introduzca en las grietas que tienen las muelas (fosetas y fisuras). Este es conveniente colocarlo recién han salido las muelas.

selladores

El pedirle al paciente atienda cualquier tipo de enfermedad sistémica nos ayudará también mucho, ya que por ejemplo los pacientes diabéticos producen menos salvación lo que puede desencadenar que las bacterias actúen mucho más rápido; así también por ejemplo los pacientes que sufren de convulsiones los medicamentos que se les preescriben alteran a la encía haciéndola mucho más gruesa y casi en algunas ocasiones llegan a cubrir el diente por lo que habrá que hacer una pequeña intervención.

 

Una visita oportuna con el odontólogo puede prevenir también una mal oclusión (dientes chuecos) así como la detección de enfermedades mucho más severas como cáncer. Pues en la exploración minuciosa de tejidos blandos se puede determinar está peligrosa enfermedad.

 

El cáncer es una enfermedad muy frecuente en boca que se manifiesta como manchas de color amarillentas, grises o blanco-amarillentas y en fumadores marrón-amarillentas y es más propenso en personas con tabaquismo y alcoholismo.

 

Como paciente es importante que conozcas bien tu boca y que cuando veas alguna mancha del color que sea acudas de inmediato con tu odontólogo. Una buena higiene es lo mejor para prevenir cualquier tipo de enfermedad bucal.

 

Así que más vale prevenir que lamentar.

Datos del autor:

Twitter: Dra Laura Gálvez

tarjeta Laura Galvez

Anuncios