ninos-capacidades-diferentes minutoarrecifes.com.ar

Amor y respeto para todas la personas, nuestras capacidades son diversas. Imagen

Cuando hablamos de asistir a una consulta dental,  en su mayoría los pacientes pequeños y adultos ya van predispuestos a que van a experimentar dolor y sufren de ansiedad por lo que han oído de otros pequeñines  o de los adultos en sus visitas al dentista. Si para un niño “normal” es así, qué pasa con los pacientitos que tienen capacidades diferentes?

En primer instancia son pacientes muy sensibles que beben ser tratados de igual manera teniendo presente que todos entienden perfectamente, más su condición motriz en algunos casos impiden hacer control de sus movimientos que realizan de forma involuntaria.

Así mismo son pacientes que en su mayoría requieren de ayuda y que a veces dependen totalmente de otra persona para poderse hacer entender o inclusive para moverse por sí solos.

Observando estas características muchos colegas niegan la atención por el temor de no saber cómo tratarlos, lo que origina que los padres tengan la necesidad de llevarlos a instituciones hospitalarias en donde se les atenderá pero con citas muy postergadas.

Los cuidados que un paciente con estas características debe tener es primeramente higiene, la cual por ellos mismos no podrá ser posible en su mayoría de los casos, por lo que los padres deberán hacerlo a conciencia para evitarle dolores innecesarios así como revisiones periódicas por el odontólogo cada seis meses para evitar situaciones de riesgo.

El uso de medicamentos en algunos casos es de suma importancia y en su mayoría son suspensiones para su mejor deglusión pues las pastillas difícilmente pueden pasarlas.

Muchas de estas suspensiones aunados a los ácidos de los componentes generalmente van acompañados por endulzantes lo cual puede facilitar la aparición de la caries por lo que es importante que después de cada toma de estas soluciones hagamos una limpieza, ya sea con una gasa humedecida o bien si es posible con el cepillo dental, no de forma inmediata pero si un tiempo congruente de tal forma que esas sustancias no dañen la estructura de los dientes.

La atención hospitalaria para estos pacientes es la mejor opción pues hay ocasiones en donde el paciente ya presenta demasiadas lesiones y es necesario colocar anestesia para realizar endodoncias o restauraciones con coronas que protegerán toda la superficie del diente.  Para estos procedimientos es más conveniente que se anestesie de forma general al paciente y se trabaje toda la boca en una sola sesión lo cual nos facilitará la labor y el paciente no estará alterado por la manipulación que se le hará.

Mas sin embargo, si el paciente puede ser atendido en consulta particular y sin necesidad de anestesia general, el trato deberá ser lo más cordial y rápido para evitar poner al paciente en ansiedad, auxiliándonos de un asistente para una más rápida atención y siempre estando presente el padre o tutor para que el paciente se sienta en confianza.

El odontopediatra es generalmente el especialista que se encarga de los pacientes pequeños y en algunas ocasiones de niños con capacidades diferentes.  Los odontopediatras tienen la técnica de inmovilizar al niño con una malla que abarca casi todo su  cuerpo en el sillón dental y en algunas ocasiones no permiten la entrada a los padres o tutores; lo que hace un poco más traumática la visita al dentista.

De manera muy particular los pacientes que me han tocado asistir en mi consulta, generalmente se les ha atendido sin hacer ninguna de estas maniobras pues lo primero es darle confianza y explicarle al paciente lo que se le hará y que se familiarice con el equipo,  el lugar y sobre todo que vea que sus padres o tutores lo han traído para que lo ayuden y no para que lo torturen.  Así mismo los padres en casa, tienen la labor de previo a su consulta ir preparando al paciente haciendo juegos en donde todos participan haciendo revisiones entre sí de la boca y explicando lo que sucederá en el encuentro con el odontólogo.  Esto hace que cuando el paciente entra al consultorio ya no viene tan predispuesto y puede cooperar mucho más.  Hay ocasiones en las que también se les pide a los padres o tutores se le suministre un ansiolítico previo a la consulta para que el paciente llegue relajado y no esté tan eufórico, claro si no se contrapone con alguna indicación de su médico o con algún otro medicamento que esté tomando.

Obviamente cada paciente con capacidades diferentes es diferente y debemos observar si podemos o no dar la atención y si no es posible referirlo a una institución hospitalaria.

Por último no olvidemos que los niños con capacidades diferentes tienen los mismos derechos de una atención digna.

Datos del autor:

Fb: Gálvez Consultoriodental

Twitter: @GalvezDental

ubicación consultorio laura2