Me aseguré con los estudios que me había mandado a hacer el médico de que estaba yo apta para alojar 9 meses a mi bebito en mi cuerpo, o al menos eso creí, era un 19 de febrero, yo estaba muy tranquila en mi casa únicamente con mi hermano, mi mamá había salido a comer con unas amigas, eran como las 7 pm,  voy al baño y de repente veo sangre en el papel higiénico, nunca en mi vida había sentido tanto miedo, tan solo el recordar esos momentos hace que se me erice mi piel y a veces salen unas lágrimas. Llamé a mi mamá histérica el llanto no me dejaba ni hablar, le comente lo sucedido, le grite a mi hermano y me fui a acostar de inmediato, mi mamá me comentó que le hablara a una tía que trabajaba en una clínica del IMSS de obstetricia pero nunca la encontré, llame al médico al que había ido y me dijo que me recibía sin problemas, que mientras me comprara un medicamento, mandé a mi hermano por el pero no lo encontramos, se me hizo una eternidad el tiempo que tardo mi mamá en llegar, pero al fin lo hizo y llegamos con el médico. Me dijo que quizá tenia un hematoma( una bolsa de sangre que se forma entre la placenta y el útero) el cual era peligroso por que es una posible causa de aborto; el medico fue muy sincero conmigo y me dijo que era yo una mujer joven que podía embarazarme después, que todo se lo dejara a Dios, esas palabras me congelaron la sangre, me estaban diciendo que mi nene podría no estar conmigo pensé que seria mi culpa por que días antes había caminado muchísimo, en fin, el médico me dijo que inmediatamente me fuera a realizar un ultrasonido para saber que es lo que pasaba, que rezara por que todo estuviera bien  que me mantuviera tranquila, para mi se me hacia una cosa estúpida que me dijeran que estuviera tranquila sabiendo que mi bebe podía no estar mas conmigo. Claro salí de ese consultorio con una cantidad de medicamentos enorme, y a pesar de que no soy nada religiosa, confieso que recé como nunca lo había hecho en mi vida, con la esperanza de que Dios oyera mi petición.

 

ultrasonido

imagen

Al otro día fuimos mi mama, mi pareja y yo al ultrasonido, te hacen tomar 2 litros de agua para que tu vejiga se infle y así poder ver al embrión, estaba muy nerviosa, llego mi turno de pasar y era una mujer mal encarada me regaño por que me tome mi agua antes de tiempo y me acostó en una camita, me puso un gel para que un aparato resbalara por mi panza, y en ese momento lo vi era una cosita pequeñita tenia el tamaño de un arrocito quizá o menos, en ese momento teníamos 6.5 semanas de embarazo y me confirmaron el hematoma, esta cosa maligna era mas grande que mi nenito, fue horrible verlo, pero a la vez es lo mas hermoso que me paso ver a mi nenito, oí sus latidos eran fuertes y en ese momento supe que mi pequeñito a pesar de medir tan solo unos milímetros era un guerrero y que juntos lo íbamos a lograr yo haría hasta lo imposible para que estuviera a mi lado.

Regrese con el medico, y me confirmo lo que ya suponíamos, me comento que había varias razones por la cual ocurría un hematoma, y eran:

  • Un quiste que siempre tuve y a la hora de formarse la placenta se fue destruyendo poco a poco y se quedo encerrado ese cumulo de sangre.
  • Una infección vaginal (esta es la causa mas común en abortos espontáneos) mal tratada o sin tratar.
  • Que la placenta no se hubiera adherido como debía.
  • Por falta de acido fólico en el cuerpo del padre, si así es, el padre aunque no lo creamos es vital que tome acido fólico, en estudios recientes se ha descubierto que si ambos consumen acido fólico antes de un embarazo se evitan este tipo de riesgos.

Así que esa primera vez en que vi a mi nene en una pantalla fue una sensación agridulce, he de confesar que mas dulce que agria.

Les comento que en un embarazo normal la mujer se hace el primer ultrasonido hasta el 3er mes aproximadamente, esto si es que no existe una complicación que haga que adelantes esa primera cita con el amor de tu vida: TU BEBÉ.

Como plus les comento que la médico que me atendió esa vez en mi ultrasonido esta en unos laboratorios de similares, si ya se que dirán que esos lugares no son de la mejor calidad medica que digamos, pero esa señora aserto en muchas cosas y después de esa vez fue una mujer bastante dulce, a quien le interese puede ir a verla en la calle de Fresno No. 22 A colonia Santa María la Ribera a una cuadra del metro san Cosme, hasta el año pasado costaba el ultrasonido normal $199.00, es una opción económica y confiable.

Datos del autor:

tarjeta Marevna Briseida