Dientes blancos

 

Nuestro diente está cubierto de tres capas, la primera de ella es el esmalte que es la parte más dura en todo nuestro organismo y presenta un color blanco translucido, es seguido por la dentina que tiene un color amarillento y se encarga de llevar los estímulos externos al diente  y  después el nervio quien se encarga dar vitalidad a este.

 

Partes que conforman al diente.

Partes que conforman al diente.

 

El esmalte puede cambiar su coloración debido a factores externos que incluyen la alimentación así como malos hábitos de higiene y por el desgaste natural que se va presentando a lo largo de nuestras vidas, así como algunos medicamentos y la adicción al cigarrillo.

A pesar de que el esmalte es una estructura muy dura con el paso de los años va sufriendo varias lesiones como pequeñas fracturas que van a permitir la microfiltación de sustancias que pueden ir pigmentando a estas y hace ver al diente mas amarillento. Así mismo el desgaste que va sufriendo el esmalte, permite que se vaya viendo la coloración de la dentina que como ya habíamos dicho es de color amarillenta y el esmalte por ser translucido permite que se observe esta tonalidad. 

 

Manchas originadas por café con presencia de sarro y se puede  apreciar como la encía a migrado y se deja ver parte del cuello de las raíces.

Manchas originadas por café con presencia de sarro y se puede
apreciar como la encía a migrado y se deja ver parte del cuello de las raíces.

La genética  tiene también mucho que ver en la coloración de los dientes de los individuos, pues por ejemplo entre más blanca es una persona más amarillos serán los dientes y entre más morena es una persona sus dientes serán más blancos.

Algunos alimentos que pueden manchar nuestros dientes son los siguientes:

Te, café, refrescos, frutos rojos como arándanos, moras, cerezas, granadas, y naranjas que aunque no es roja por su alto nivel de acidez puede hacer erocionar al esmalte así como las salsas y los vinos tinto y blanco. Algunas bebidas como los refrescos especialmente de cola pueden dar una coloración marrón a los dientes así como las bebidas deportivas debido a su alto nivel de acidez. Los caramelos generalmente están compuestos por colores llamativos como azul y rojo que junto con los ácidos con los que son combinados pueden hacer que el esmalte se vea también lastimado y deje estas coloraciones.

La acidez que contienen estos alimentos hace que el esmalte se vaya erosionando (desgastando, haciendo poroso) lo que origina que el diente se vaya tornando de color café.

Algunos medicamentos como las tetraciclinas y las quimioterapias pigmentan al diente desde adentro lo que le dará una coloración grisácea al diente y estas difícilmente se podrán eliminar.

 

Dientes pigmentados por tetraciclinas

Dientes pigmentados por tetraciclinas

Un exceso de flúor también nos puede dar tonalidades marrones al diente, por ejemplo en varias zonas del norte del país el agua es demasiado fluorada y origina estos problemas.

En la actualidad existen muchos productos en el mercado que pueden hacer que nuestros dientes vuelvan a tener un aspecto más blanco, lo que si cabe recalcar es que no todos los productos que hay en la industria son recomendables para todas las personas pues antes de someterse a cualquier tipo de tratamiento para blanquear dientes debemos de acudir con nuestro odontológo para ver si somos candidatos para este tipo de tratamiento pues los componentes de estos productos pueden originar serias lesiones al diente ya que si las raíces de los dientes están descubiertos los químicos de estos productos pueden originar una pulpitis (inflamación del nervio) a nuestro diente.

La higiene es fundamental para tener una sonrisa sana y reluciente, existen algunos remedios naturales  que nos pueden ayudar a blanquear nuestros dientes sin lastimarlos con químicos.

Algunos alimentos que nos ayudan a tener blancos nuestros dientes son: manzana, pera, apio, coliflor, pepino, lechuga, espinaca y brocolí debido a que algunos de estos son crujientes y nos ayudan a remover algunas de estas manchas.

Por último un tip natural para tener una blanca dentadura es frotar una fresa natural en todos nuestros dientes y dejarla reposar por unos minutos y después lavar nuestros dientes de forma habitual, haciéndolo tres veces a la semana notarás los cambios de forma favorable.

 

Datos del autor:

ubicación consultorio laura2