A lo largo de estos relatos he comentado lo hermoso y complejo que fue mi proceso de embarazo, lo esperado y amado que fue mi hijo desde que me enteré que iba a ser mamá; pero si lo habrán notado mi hijo tiene una mamá 4×4, ósea soy madre soltera y como llegué a esto, bueno mi bebé es producto de una relación no muy buena que digamos, el “papá” es una persona que quizá no está preparado para ser padre o por las razones que tenga no está con nosotros; sin embargo no hablaré mal de una persona que una vez le tuve mucho amor que dio como resultado al amor de mi vida, mi hijo.

Sin embargo hablaré de que ha significado para mí ser madre soltera, en un principio fue una gran tristeza ya que no quería tener un hijo sola, además el desamor pesaba mucho en mí. Para la gente que te rodea eres la pobrecita abandonada por que no cumpliste con lo que se marca como correcto que tu hogar sea mamá, papá e hijo, o te tachan de la peor mujer que “salió con su domingo siete”. Afortunadamente yo tengo todo el apoyo de la familia de mi mamá, ya les comenté que a ellos no les agradó de principio la idea de que estuviera embarazada no por el hecho de estarlo sino porque esta persona no era la indicada para mí; pero jamás me dieron la espalda al contrario me dieron su total comprensión y fuerza para tomar la decisión más importante de mi vida, y la cual fue detonada por que esa persona siempre prefirió la fiesta y la vida de soltero a la responsabilidad de traer vida ya que eso implicaba madurar y dejar de lado la vida de chavito para convertirse en ese hombre que iba a ser ejemplo de un pequeñín. Un día tuvimos una discusión muy fuerte y decidí que no viviéramos juntos en ese momento se me cayó la venda de los ojos y me di cuenta que nunca hubo amor de su parte y que como tal debí asumir que éste bebé se dio gracias al gran amor que sentí por ese hombre y que sola lo sacaría adelante.

Así transcurrieron los meses  y ese hombre apareció varias veces trayendo con él la promesa de que quería ser un buen padre y pareja para nosotros pero solo fueron eso, promesas, porque siempre hubo algo más importante, para cada oportunidad el tenia los pretextos para no estar con mi hijo.

Ahora, que mi hijo tiene 8 meses la situación sigue igual, pero me he hecho mucho más fuerte, aprendí que ninguna necesitamos estar con alguien que no te ame y que no te apoye por sobre todas las cosas, todas las mujeres tenemos la capacidad de sacar adelante a nuestros hijos solas si nos vemos en la necesidad de hacerlo, no es fácil tomar esas decisiones de dejar al padre de nuestros hijos pero debemos de valorar el bienestar nuestro y de nuestros bebés; a veces el panorama parece muy difícil pero hay un lema que dice: Dios no te pone algo que no puedas superar.

Es muy importante que nuestros hijos vean que tienen una madre valiente que se enfrentó a todo por su bienestar. Hagamos de ellos seres humanos de bien, mujeres que se respeten ante cualquier situación y hombres que respeten a las mujeres como los seres hermosos que somos. No tengan miedo la vida nos recompensó con el don de ser madres ahora nos toca a nosotras demostrar que somos merecedoras de dicho obsequio de la vida.

Les recomiendo que visiten a un profesional que las apoye para sobrellevar este paso por que no es algo fácil, aunque todo el mundo te diga que está contigo realmente estas sola con tu decisión, así que lo más conveniente es que te asesores de algún psicólogo que te oriente a llevar el mejor camino para ti y para tu hijo, sin que el entorno te llegue a afectar, y si tienen el caso de que el padre del bebé quiera frecuentarlo lleguen al mejor arreglo y no utilicen a los hijos como venganza son seres humanos no cosas a las cuales podamos someter a rencores, dejemos que nuestros hijos tengan una postura neutral entre su padre y su madre, amemos a nuestros hijos!!

 

mama

 

 

Datos del autor:

tarjeta Marevna Briseida

Anuncios