Como arquitecta concebir la palabra como un construcción de algo, va más allá de sólo pretender superponer piedras y revestir muros, de posicionar países como marcas de prestigio constructivo, la competencia de los egos marcados por esta enseñanza nos ha demostrado solamente que se trata de ganarle terreno al contrario, de demostrar que la jerarquía sin duda no tiene límites, a pesar que transgredir esos límites vayan poco a poco a terminar con ese terreno fértil en el que estamos parados. 

Para mí la arquitectura y su vasto campo es una herramienta que debe emplearse para equilibrar la balanza, la arquitectura sin duda debe contener la firmeza, la utilidad y la belleza que mencionara vitruvio pero no atacando los medios naturales con los que se convive, ya que se cree erróneamente que podemos contra la naturaleza.

Les dejo aquí un poco de eso que podemos hacer no sólo como arquitectos si no como humanos como dice Mike para salvarnos el trasero.

 

 

 

Datos del autor:

tarjeta Arq yolanda