Archivos para las entradas con etiqueta: Dra. Karla selene Ballesteros

seguro-mascotas

imagen

Como sabemos en la zona metropolitana hay gran cantidad de unidades medicas veterinarias que se encargan del cuidado de las  mascotas, ofreciendo cada uno diferentes servicio para las diferentes necesidades de nuestros clientes. Hay diferentes centros de atención como clínicas veterinarias, hospitales veterinarios que cuentan con mayor infraestructura en cuestión de equipo medico  sofisticado, con mayores servicios que otras clínicas. Existen los centros que dan atención a la gente con menores recursos y que dan servicio gratuito para procedimientos como esterilizaciones, apoyo para dar en adopción a las mascotas etc.

Cada centro de servicio cuenta con personal capacitado para dichas actividades, cada medico realiza diferentes protocolos para dar su servicio ya que fuimos instruidos por diferentes escuelas o instituciones, y debemos tener en cuenta que no todos los planes de estudio son iguales.

Cada Medico Veterinario funge como profesional capacitado para ofrecer ciertos servicios y debemos tomar en cuenta que debemos como Médicos estar capacitados para dar servicio a la gente que se acerca a nuestros establecimientos, debemos actualizar nuestros conocimientos acudiendo a cursos de actualización, para ir adquiriendo con el tiempo mayor experiencia.

Debemos estar seguros que el establecimiento al que acudimos cuente con un Medico Veterinario que sea el encargado de la salud y cuidado de nuestras mascotas, debe estar titulado para evitar problemas a la larga y que nuestros clientes se sientan con la confianza de que le persona al mando esta capacitada para atender a nuestra mascota.

Cada Medico Veterinario es diferente y maneja  las cosas de diferente manera, pero siempre es bueno saber que la persona con la que llevo a mi mascota es honesto con su trabajo y nos brinde su mayor esfuerzo. Sea cuidadoso con el trato a las mascotas y tenga una buena atención hacia los clientes que lo visiten.

Debemos tener en cuenta que es importante la limpieza y desinfección del establecimiento para que no exista riesgo de contagio de alguna enfermedad si es que tienen perros hospitalizados o en tratamiento dentro de las instalaciones.

La primera visita no es tan  importante pero en la segunda debemos tomar en cuenta como entra la mascota y como se comporta con el medico o personal que labora en las instalaciones, eso nos da la pauta de que no exista agresión por parte del personal hacia nuestras mascotas; eso les puede dar mas seguridad y confianza a la gente para que deje con toda la confianza a su mascota la siguiente vez. 

Datos del autor:

tarjeta MVZ Selene Ballesteros3

Otitis Canina

La otitis externa se define como la inflamación del epitelio de revestimiento del conducto auditivo externo. Éste está formado por un tubo cartilaginoso revestido de epitelio que se extiende desde el pabellón auricular hasta la membrana timpánica. Presenta, desde el exterior, una porción vertical más larga dirigida en sentido ventral para, posteriormente, cambiar de dirección convirtiéndose en la porción horizontal.

Entre los factores que pueden iniciar este proceso se encuentran los parásitos. El principal es el Otodectes cynotis, un ácaro muy contagioso que afecta principalmente a los animales más jóvenes, provocando una irritación del conducto y la aparición de una secreción de color marrón-negruzco. El prurito es variable y no se corresponde con la cantidad de secreción acumulada.

Otros desencadenantes pueden ser cuerpos extraños, traumatismos, procesos alérgicos, trastornos de la queratinización, afecciones autoinmunes, etc. Los factores perpetuantes son aquellos que mantienen y agravan el proceso inflamatorio, y entre los que destacan las bacterias. Las más frecuentes son la Staphylococcus spp. yla Pseudomonas aeruginosa. También son comunes las levaduras, principalmente la Malassezia pachydermatis y,ocasionalmente, hongos de los géneros Aspergillus, Trichophyton y Microsporum.

 

Factores previos a la enfermedad

También debemos tener en cuenta los factores preexistentes que facilitan la aparición de la otitis. Cualquier anormalidad anatómica que asiente sobre las orejas y origine cambios importantes en el microclima del conducto auditivo deriva en esta dolencia. Las razas de perro con orejas grandes y caídas como, por ejemplo, el Cocker o el Basset Hound, tienen una mayor predisposición debido a una excesiva cantidad de pelos en el conducto, un aumento de humedad en el mismo, hábitos inadecuados de limpieza, etc. La otitis suele aparecer en la franja de edad entre los 3 y 7 años.

En cuanto a los indicios, en un primer momento el conducto aparece irritado, seguido de congestión y edema. También aumenta la cantidad de cerumen. El proceso es agudo pero, si se cronifica, puede originar obstrucción completa del conducto. El prurito es el síntoma más frecuente y se manifiesta con sacudidas de la cabeza y rascado de las orejas. Si la afección es unilateral, el animal puede inclinar la cabeza hacia el lado afectado. En razas de orejas erectas podemos observar como éstas van cayendo lateralmente.

 

¿Cómo se manifiesta?

Suele aparecer también un aumento de la secreción, con acumulación de cerumen y exudados en la porción más externa del conducto. El color de los exudados puede variar desde un amarillo claro, en infecciones por estafilococos, hasta elamarillo intenso, acompañado de úlceras en la Pseudomonas aeruginosa, pasando por el chocolate pardo de la Malassezia, y finalizando con el marrón negruzco de las otitis parasitarias. El olor oscila entre el rancio y el putrefacto de las más graves.

Los cambios de comportamiento con manifestaciones de agresividad son frecuentes en animales que presentan dolor en la zona. En las afecciones graves podemos observar una pérdida de la audición. En general, el diagnóstico de una otitis es sencillo, realizándose en base a la historia y al examen físico del animal. Es fundamental una otoscopia de ambos oídos, comenzando por el supuestamente sano. En el caso de existir exudado es imprescindible tomar una muestra para realizar un estudio citológico.

El tratamiento de una otitis debe englobar varios aspectos, entre los que destacamos la limpieza del canal auricular en una primera consulta, ya que facilita la eliminación de detritus, exudados, cuerpos extraños, etc. manteniéndola posteriormente de forma periódica junto con un otológico que ayudará a la eliminación de los diversos agentes que puedan estar causando la inflamación.

Por último, señalar que, en el caso de que la otitis sea muy intensa, puede instaurarse una antibioterapia sistémica, también se recomienda un tratamiento sistémico cuando el agente causal es el Otodectes cynotis  para evitar una infestación de los mismos por la superficie corporal.

Datos del autor:

tarjeta MVZ Selene Ballesteros

perros lastimado

Si no se sabe inmovilizar una fractura o luxación en su perro, es mejor hacer que se quede tumbado hasta que se consiga la ayuda necesaria.

tarjeta MVZ Selene Ballesteros3

perros2

No debe cambiarle bruscamente la dieta de su mascota, puesto que el animal debe adaptarse poco a poco a un nuevo tipo de comida.

tarjeta MVZ Selene Ballesteros3

Los perros al nacer reciben los anticuerpos de su madre mediante la placenta y después de nacer a través del calostro, pero al poco tiempo de vida del cachorro los anticuerpos otorgados por la madre se van debilitando, aunque pueden actuar durante semanas y circulan en la sangre como una vacuna natural. Pero en par de semana este efecto será casi nulo y deja de producir inmunidad; es justo cuando es tiempo de vacunar al cachorro, ya sea para enfermedades infecciosas o parvovirus.
En algunas razas puede ser variable el tiempo en que se deba aplicar la vacuna, todo dependerá de como se desarrollen los anticuerpos naturales en el perro. Lo más importante es tratar de llevarlo a partir de las 3 o 4 semanas de nacido al médico veterinario para que determine cuando es el mejor momento para vacunar cada cachorro, y así determinar las dosis que mejor convengan al cachorro, y poder establecer un cronograma de vacunas en sus primeros años de vida.
Recuerde que tener un perro conlleva mucha responsabilidad, y que la salud del mismo es enteramente nuestra responsabilidad.

Al igual que en los seres humanos, los perros tanto cachorros como adultos son vulnerables a ciertas enfermedades, algunas difíciles de tratar y otras tan peligrosas que pueden provocarles la muerte, por eso es de vital importancia vacunarlos y tener su programa de vacunación al día.

Las principales enfermedades infecciosas de las que se pueden vacunar son: moquillo, parvovirus, hepatitis canina, leptospirosis, coronavirus, parainfluenza, rabia, guardia y bordetella.

El esquema de vacunación puede variar según el lugar, la situación epidemiológica e incluso la raza. Sin embargo, uno de los esquemas de vacunación más utilizados es el que a continuación presentamos:

• 6 semanas – Triple
• 9 semanas – Refuerzo
• 12 semanas – Múltiple
• 16 semanas – Rabia

• Anualmente – Rabia y Múltiple

Consejos en relación a las vacunas:

• Vacunar a su perro es importante, por su salud, por la salud de otros perros y principalmente por la salud de la familia con la que vive.

• El siguiente mes y medio, después de la 7ª u 8ª semanas de edad, es una etapa de alto riesgo (aunque su cachorro ya debería tener su primera vacuna). Por eso es importante que en este tiempo se evite el contacto con otros perros y con el exterior.

• Es importante que el veterinario haga una evaluación completa del estado de la salud de su perro antes de vacunarlo, ya que si está enfermo, la vacuna en vez de protegerlo, podría tener efectos negativos.

• Idealmente el animal debe estar desparasitado antes de la primera vacuna, pues los parásitos hacen que tenga un sistema inmune bajo.

• Debe hacerse una revacunación anualmente ya que no sabemos en que momento el perro se va a enfrentar a un virus de campo.

• Para conseguir una mejor inmunidad se aconseja ponerle los “refuerzos”. Una primera vacuna protege cerca del 70%, una segunda se puede alcanzar un 85% de protección y con un tercer refuerzo hasta un 95% de protección.

Un programa de vacunación al día protege la salud del perro y la de su familia, por eso es tan importante inmunizar al perro de enfermedades que hasta podrían ocasionarle la muerte.

¿Qué es la sarna?

La sarna en perros es una enfermedad de la piel y pelos de los perros producida por un ácaro (parasito microscópico) llamado Sarcoptes Scabiei varidad canis; que excava galerías en la piel provocando mucha picazón, caída del pelo y muchas lesiones secundarias de la piel.

Puede afectar a cualquier perro, no importa la raza, la edad ni el sexo; aunque se sabe que la sarna en perros es más frecuente en perros vagabundos, mal alimentados, desnutridos, con malas condiciones higiénicas-sanitarias y quizá en mayor proporción en perros cachorros y jóvenes.

Es muy contagiosa entre los perros y puede contagiar al ser humano. Aquí vale hacer una aclaración: el ácaro de la sarna en perros no es el causante de la sarna humana, ésta es otra enfermedad; pero si estas conviviendo con un perro con sarna y el contacto con él es bastante estrecho; es muy posible que el “ácaro de la sarna” ingrese a tu piel e intente cavar galerías como lo hace en el perro aunque afortunadamente no lo podrá lograr debido a diferencias en la estructura de nuestra piel que le impiden llevar a cabo su cometido. Por lo que la enfermedad no podrá desarrollarse, pero en el intento ocasiona gran picazón y algunas ronchas en las zonas del cuerpo que estuvieron en contacto con la piel del perro enfermo.

¿Cómo comienza la Sarna en perros?

Primeramente comienza con mucha picazón, enrojecimiento de la piel, olor rancio y caída abundante del pelaje. Al principio los cambios son mínimos; pero a medida que la enfermedad avanza las lesiones serán más amplias y más importantes.

Los primeros lugares que afecta son la base de las orejas, las axilas, los codos y los garrones. Si la enfermedad no es tratada el perro quedará pelado completamente y su piel muy lastimada a causa del rascado y de las infecciones bacterianas secundarias. Incluso puede debilitar el estado general del enfermo al punto de causarle la muerte. Ojo que esto no sucede de un día para otro, el proceso completo puede llevar de 6 meses a un año.

¿Cómo tratar la sarna en perros?

La sarna en perros es perfectamente curable. Para el tratamiento se pueden utilizar diferentes alternativas o combinaciones de las mismas según la evaluación más del Veterinario actuante.

Algunos de los medicamentos más usados para curar la Sarna en Perros

  • Ivermectina 1% inyectable ( Ivomec de Merial ) : 1 aplicación semanal ( por el Veterinario),durante 2 meses.
  • Doramectina 1 % inyectable ( Dectomax de Pfizer ) : 1 aplicación semanal ( por el Veterinario ) durante 2 meses.
  • Amitraz en solución (Azadieno de Merial por ejemplo) Preguntar al Veterinario la forma de prepararlo, hay que diluir en agua de acuerdo a las proporciones que indica cada fabricante, pulverizar todo el cuerpo del perro 2 veces por semana sin enjuagar, durante 2 meses.
  • Pipetas conteniendo Amitraz (Promeris Duo de Fort Dodge por ejemplo) : 1 aplicación mensual durante 3 a 4 meses.
  • Shampoo de Amitraz (Distintas marcas) Realizar baños 2 veces por semana durante 2 a 3 meses.

En algunos casos puede ser necesario suministrar antibióticos orales en comprimidos como la Cefalexina por ejemplo, para combatir las infecciones bacterianas secundarias que complican la Sarna en Perros.

También se suele usar algún champú antiséptico, anti seborreico y antibacteriano como por ejemplo el Champú de Clorhexidina o el champú de Peróxido de benzolio, juntamente con todo el resto del tratamiento específico para la sarna.

En todos los casos de Sarna en Perros solamente el Veterinario puede determinar cuándo debe finalizar el tratamiento, ya que aunque aparentemente el perro esté sano porque haya recuperado su pelaje normal; es posible que al ácaro de la sarna canina aún se encuentre en la piel, recuerda que cava galerías en las distintas capas de la piel, por lo que solamente mediante un “Raspado Cutáneo” observado a microscopio podría determinarse la ausencia del ácaro de la sarna en los perros.

¿Cómo prevenir la sarna en perros?

Muy fácil: Los animales que no deambulan libremente por las calles es casi imposible que se contagien sarna en perros.

Evitar todo contacto con perros vagabundos o de dudosa salud.

Desparasitar internamente todos los meses con comprimidos.

Desparasitar todos los meses externamente con Pipetas.

Alimentación correcta, tanto en cantidad como calidad.

Datos del autor:

tarjeta MVZ Selene Ballesteros3

La displasia de cadera es un problema muy frecuente en determinadas razas: BullDog, Dogo de Burdeos, San Bernardo, Mastín Napolitano, Pastor Alemán, Rottweiler, Golden… todas ellas presentan una incidencia por encima del 20%. 

 
La displasia es una enfermedad multifactorial, multigénica y hereditaria, es decir, son varios los factores que predisponen y causan la displasia de cadera, son varios los genes implicados en su aparición y tiene carácter hereditario. 
 
Los factores ambientales cada vez son más importantes en el desarrollo de la displasia de cadera, es necesario el factor genético para desarrollar la enfermedad pero este no es el único factor. La genética es un factor necesario pero no excluyente, es decir se puede tener la predisposición genética y no desarrollar la enfermedad pero si no se tiene predisposición esta seguro que no se desarrolla. 
 
Existen varios grados de displasia, y también aquellas que aparecen cuando el perro es cachorro o las que dan problema ya en edad adulta; pero en este artículo nos centraremos en el tratamiento y específicamente en el tratamiento de la displasia a los perros jóvenes. 
 
Clasificación de los grados de displasia según la OFA : 
 
Grado I: mínima alteración con pequeña subluxación y escasos cambios degenerativos. 
 
Grado II: marcada subluxación lateral de la cabeza femoral, cuyo 25-50 % está fuera del acetábulo. 
 
Grado III: el 50-75 % de la cabeza femoral está fuera del acetábulo; hay cambios degenerativos importantes. 
 
Grado IV: luxación de la cabeza femoral con aplanamiento del borde acetabular y la cabeza femoral; hay cambios degenerativo importantes.

La presentación en el perro joven es normalmente entre los 5 y los 6 meses y viene marcada por una cojera importante. 
 
No se considera que un perro está libre de displasia hasta que con dos años de edad ya cumplidos no se observan problemas ni incongruencias en las radiografías de control. 
 
La alimentación es uno de los factores que predispone a la aparición de displasia de cadera, desequilibrios Calcio-Fósforo que debe guardar una correlación Ca1.6% – P1.1% y sobretodo no sobrealimentar ni aportar en exceso proteínas nos permite minimizar la incidencia de displasia de cadera. Una alimentación hipocalórica a partir de los 3 meses y hasta los 8 meses protege de la displasia sobretodo a perros con un rápido crecimiento. El exceso de peso a los 60 días es otro de los factores que predispone a la enfermedad.

La displasia de cadera en el cachorro debuta normalmente a partir de los 5 o 6 meses, antes no es posible observar ningún problema y el perro ha sido completamente normal y se ha desarrollado de forma normal. El debut suele presentarse como una cojera aguda que impide al perro jugar como lo había hecho hasta la fecha. Podemos observar cambios en las ganas de jugar, negativas a la hora de salir de paseo, de relacionarse con otros perros o con los propietarios. Son frecuentes los cambios de humor, los resbalones frecuentes de las patas traseras, la incomodidad e incluso rehúse a ser tocado y el hecho de “huir”  de los niños en perros que hasta hace pocos días eran juguetones y cariñosos. 
 
Algunas veces al cumplir el 90% del crecimiento entre los 8 y los 11 meses los signos pueden reducirse e incluso llegar a desaparecer. De todas maneras la displasia permanece y en muchos casos los problemas reaparecen pasado un tiempo y más temprano que tarde aparecen signos de artrosis en las caderas. 
 
Los signos clínicos más frecuentes son: 
 
Cojera que puede aumenta con el ejercicio 
 
Caminar y trotar con balanceo de caderas 
 
Rigidez matutina 
 
Dificultad para levantarse 
 
Atrofia muscular 
 
Negativa a moverse 
 
Cambios en el humor 
 
Dolor a la palpación 
 
Signo de Ortolani. 
 
Aunque existen métodos quirúrgicos: escisión del músculo pectíneo, triple osteotomía de cadera, artroplastia de la cabeza femoral, osteotomía de pubis, forage, prótesis de cadera al mayoría se practican cuando el perro es joven para, supuestamente disminuir la posibilidad de artrosis coxofemoral secundaria en la edad adulta. La prótesis de cadera debe reservarse para casos graves y una vez ha finalizado el crecimiento.

El tratamiento médico se basa en antiinflamatorios, podemos empezar por antiinflamatorios naturales, que no contiene substancias medicamentosas, si no obtenemos los resultados esperados pasar a los Aines y en casos extremos se recurre a córticos. Debemos incluir los nutracéuticos sobretodo los condroprotectores ya que reducen la incidencia de artrosis y protegen el cartílago articular. Éstos son usados en perros sénior de forma muy general pero son muy útiles como protector articular en perros en crecimiento, existen condroportectores específicos para perros jóvenes. La reducción de peso, el ejercicio moderado y sobretodo regular son otros de los puntos básicos, así como las mejoras en el entorno y el hecho de dormir en un lugar cálido y alejado de las humedades. 

La fisioterapia puede ayudar mucho a desarrollar mejor la musculatura a reducir el dolor, a sacar tensiones y eliminar compensaciones que el perro ha realizado con las posturas incorrectas y las posiciones antiálgicas. Ésta se basará en TENSultrasonidos, ejercicios terapéuticos, el uso de la hidroterapia, laser, ondas de choque? para más información os remitimos a este artículo
 
La principal mejora en el entorno es dormir en un buen colchón terapéutico, no pasar frío ni exponerse a mucha humedad, utilizar en invierno una manta, a poder ser unamanta terapéutica que se puede utilizar todo el año.

Podemos ayudar de muchas manera a nuestro perro con displasia de cadera, el ejercicio físico regular nos puede ser de mucha utilidad al mejorar la masa muscular que hace soportar mejor la mala congruencia articular, evitar los impactos, los saltos o las carreras descontrolas durante la presentación del cuadro son también elementos importantes. La fisioterapia y los masajes permiten tener siempre al perro en un estado muscular correcto, y todos los tratamientos coadyuvantes como son la acupuntura, masajes, reiki, flores de bach… también pueden colaborar en el tratamiento. La última novedad son los soportes de cadera que ayudan a estabilizar la pelvis, dan soporte y mejoran mucho la calidad de vida de nuestras mascotas. 

Datos de autor:

A %d blogueros les gusta esto: