Archivos para las entradas con etiqueta: nicotina

¿Cuántas veces hemos visto que el conductor de algún auto tira la colilla de su cigarro por la ventana? o ¿Cuántas veces hemos ido caminando por la calle y vemos a los fumadores realizar la misma acción sin remordimiento alguno?, probablemente mas de las que deberían, y hasta llegamos a verlo como actos cotidianos a los cuales estamos acostumbrados; pero la realidad es que estas causan un daño enorme e irreversible al medio ambiente.

Lo que no sabemos mucho es que las colillas pueden tardar en degradarse de 1 año y medio a 10 años, dependiendo de las condiciones ambientales en las que se encuentren, y es aquí que nos surge la pregunta de ¿Por qué tardan tanto si son relativamente pequeñas y pareciera que, una vez terminado el tabaco, no causan daño?

 

 La respuesta es sencilla, los filtros están compuestos por acetato de celulosa, aproximadamente de 15 mil fibras sintéticas, que se obtienen a través de varios procesos químicos, este tipo de plástico es muy lento en degradarse y, después de los procesos con los cuales es fabricado no es posible que regrese a su forma pura, haciéndolo un material NO BIODEGRADABLE, sin olvidar que el filtro sirve para acumular ciertas sustancias nocivas del tabaco como la nicotina y el alquitrán que con el paso del tiempo se transferirán al suelo o al agua, contaminándolos y afectando la biodiversidad del entorno.  

 

En la actualidad, México cuenta con alrededor de 14 millones de fumadores que consumen un aproximado de 250 millones de cajetillas de cigarros al año, dando como resultado la enorme cantidad de 50 mil millones de colillas. Desafortunadamente, la mayoría de éstas no terminan en un bote de basura.

 

Actualmente se han desarrollado diversos estudios acerca del daño que causan las colillas de cigarro al agua, y se ha demostrado que una sola colilla puede contaminar 8 litros de agua.

 

Un experimento realizado por la Universidad de San Diego (E.U.A), que investigaron, además del visible golpe estético que esta basura causa, si existe alguna repercusión sobre los seres vivos; para ello, realizaron una serie de experimentos introduciendo peces de agua salada y agua dulce en un medio el que había distintas cantidades y tipos de colillas de cigarro.

 

Los autores utilizaron diferentes tipos de colillas con mayor o menor cantidad de tabaco -filtros de cigarros fumados con restos de tabaco, filtros fumados sin restos de tabaco y filtros de cigarros no fumados y sin tabaco- para averiguar si esos efectos dañinos se concentraban sólo en el filtro o también en los restos del tabaco.

Pusieron las colillas en agua mineral diluida y en agua del mar durante 24 horas. Con el líquido obtenido hicieron una mezcla diluida en seis concentraciones diferentes, cada una de las cuales se dividió en cuatro, y en esas cuatro se introdujeron cinco peces. Usaron dos especies de peces, una marina (‘Atherinops affinis’) y una de agua dulce (‘Pimephales promelas’).

cigarros en el agua

                                                                         Atherinops affinis                                                                Pimephales promelas

Los autores sometieron a los peces a ese ambiente durante cuatro días y comprobaron que todos los tipos de colillas eran tóxicas para ambas especies. Las más dañinas fueron las colillas que tenían filtro y restos de tabaco fumado: la mitad de los peces enfermó o murió al introducirlos en una solución de una colilla de este tipo por litro de agua. Les fue mejor con las colillas fumadas pero que no tenían restos de tabaco: la dosis letal era de 1,8 colillas/litro para la especie de agua marina y de 4,3 colillas/litro para la especie de agua dulce.

En el caso de las colillas que se componían de un filtro nuevo, no fumado y sin tabaco, hicieron falta entre 5,1 y 13,5 colillas por litro para dañar a los peces. Los autores creen que el hecho de que el filtro sin usar también sea tóxico para los peces, y esto se debe al pegamento que se usa para apelmazar la celulosa de la que está hecha esta parte de los cigarrillos.

Además de los peces, otras de las especies marinas que se vieron afectadas son los invertebrados, los cuales mostraron niveles de sensibilidad parecidos a las bacterias marinas.

 

Es cierto que hay algunos lugares donde deshacerse de las colillas no resulta tan sencillo, como las playas o la montaña, en cualquier caso, si no disponemos de botes para depositarlos ahí, siempre podemos ir guardándolas dentro de una lata o cualquier otro recipiente que tiraremos posteriormente.

 

Sin embargo, también se está innovando mucho en este campo, ya que se han desarrollado los filtros biodegradables, un invento novedoso que ya se usa y comercializa en muchos sitios, y que pude ayudar a disminuir parte del problema. Están formados por una mezcla de cáñamo y algodón que los hace 100% biodegradables, llegando a servir como un abono natural para todo tipo de plantas, las marcas más renombradas son OCB y GREENBUTTS.

filtro biodegradable

Este tipo de filtros es una buena opción para disminuir un el impacto tóxico que se da en el medio ambiente por causa de este desecho, sin embargo lo mas importante es tener una cultura ecológica en la cual tengamos muy presente que no hay que desechar ningún tipo de contaminante en otro lugar que no sean los receptáculos adecuados para esta labor.

Fuente:

  • Toxicity of cigarette butts, and their chemical components, to marine and freshwater fish. Elli Slaughter1,2Richard M Gersberg2Kayo Watanabe2John Rudolph3Chris Stransky3,Thomas E Novotny2 (1San Diego State University, San Diego, California, USA 2Graduate School of Public Health, San Diego State University, San Diego, California, USA, 3Nautilus Environmental, San Diego, California, USA). British Medical Journal. Received 18 September 2010. Accepted 4 February 2011.
  • CICEANA. Centro de Información y Comunicación Ambiental de Norte América.

Datos del autor:

tarjeta Marevna Briseida

colilla

Ya hemos escuchado hasta el cansancio que fumar no es ni cercano a lo bueno para nuestra salud, sin embargo los fumadores aumentan con ello la taza de mortandad y la contaminación del aire que respiramos y del suelo por el que caminamos, pues bien esto se logra gracias a que una vez terminado el cigarrillo la colilla de éste, es lanzada al piso, empero para lo que ha nuestros ojos es basura para las aves de nuestro país significa un elemento constructivo.

Estudios recientes realizados por Monserrat Suárez Rodríguez, alumna del posgrado en Ciencias Biológicas de la UNAM, lanzaron que los pinzones mexicanos y los gorriones ingleses, aves comunes en ciudades como la de México, utilizan colillas de cigarro para construir sus nidos; además de proveerse de aislamiento térmico, repelen parásitos que, por lo regular, ocupan sus lechos.

Para las aves, el uso de los materiales es una conducta plástica, es decir, echan mano de lo disponible para construir sus nidos. Por ello, los elementos ocupados dependerán del lugar donde se encuentren, explicó la bióloga.

Por lo que una vez más la naturaleza nos ha tomado por sorpresa adaptandose está vez a lo que esperamos no signifique el inicio de una alteración biológica, dicha hipótesis está siendo desmenuzada por Monserrat Suárez, dentro de su trabajo de investigación de doctorado. De manera que mientras se llega a una conclusión, ¿por qué no dejar de lanzar los residuos en el piso? y así se evita que los seres vivos tomen los tóxicos que una vez más, desechamos para su abrigo diario.

Fuente: Aves adaptándose. 

Datos de autor:

tarjeta Arq yolanda

A %d blogueros les gusta esto: